√ČTICA TEOLOGICA

¬Ņ√Čtica Teol√≥gica o Teolog√≠a Moral?

La ética teológica, también denominada teología moral, constituye un saber crítico sobre la praxis de los cristianos. Es la parte de la teología que estudia las acciones humanas con el fin de ordenarlas en función de la voluntad de Dios. También es una expresión particular de la teología que coloca su atención sobre las implicaciones de la fe sobre el comportamiento moral del cristiano.

La palabra ethos (etimología griega) puede significar carácter o costumbre, como también,  residencia o morada. El ethos apunta hacia un modo propio de ser y de vivir humanamente, su santuario interior. Algo tan profundo trasciende las normas morales. El ethos también es la expresión de la experiencia y la sabiduría del modo de vida de un pueblo y su cultura.

La traducci√≥n al lat√≠n como mos-moris puede contener las dos connotaciones griegas ‚Äď morada y car√°cter (Santo Tom√°s de Aquino). Sin embargo, en lo relativo a su uso en la lengua corriente, el adjetivo √©tico es frecuentemente utilizado como sin√≥nimo de moral. No obstante, el pensamiento contempor√°neo reserva el sustantivo √©tica exclusivamente para la ciencia cuyo objetivo es investigar la acci√≥n moral del individuo. Pero, la adopci√≥n del t√©rmino √©tica al referirse a la ciencia del comportamiento no impide que se use del t√©rmino moral para la misma ciencia, desde el punto de vista teol√≥gico. Cada religi√≥n elabora su propia ciencia del comportamiento humano, o sea, su teolog√≠a moral.

La teolog√≠a moral no es solamente, ni en primer lugar, la doctrina sobre los principios y preceptos morales, sino la exposici√≥n del mensaje del Evangelio y de la vocaci√≥n de los disc√≠pulos de Jes√ļs. Su centro es el Evento Cristo. La reflexi√≥n moral, realizada a la luz de Cristo, se desarrolla tambi√©n de forma espec√≠fica en la ciencia teol√≥gica, llamada teolog√≠a moral (Veritatis Splendor, n. 28).

En los a√Īos anteriores al Concilio Vaticano II la teolog√≠a moral se redujo a la moral manual√≠stica. As√≠ es como se denomina la moral escol√°stica que se fortaleci√≥ desde el Concilio de Trento hasta el Concilio Vaticano II. Surgi√≥ en el siglo XVI con las Institutiones Theologiae Moralis, usadas en los seminarios y direccionada hacia el clero y el confesionario. La moral buscaba definir lo que estaba prohibido y permitido. El agotamiento de este modelo dio lugar a la moral renovada (Escola de T√ľbingen) que tiene en Bernard H√§ring el autor de referencia, y que ha sido adoptado por la Iglesia en el Concilio Vaticano II:

Aplíquese un cuidado especial en perfeccionar la teología moral, cuya exposición científica, más nutrida de la doctrina de la Sagrada Escritura, explique la grandeza de la vocación de los fieles en Cristo, y la obligación que tienen de producir su fruto para la vida del mundo en la caridad (Optatam Totius, n. 16).

Desde entonces la teología moral pasó a ser considerada como ética teológica.

Esta sección de la enciclopedia ofrece artículos de contenido conciso y de calidad sobre la especificidad de los grandes campos de reflexión de la ética teológica. Cada artículo recoge los elementos fundamentales en conformidad con el estado actual de la reflexión. Los textos introducen el campo temático, presentan los conceptos centrales y exponen sus principales cuestiones.

La rapidez de las transformaciones en curso, con el surgimiento de nuevos y urgentes interrogantes de diversas √≥rdenes caracteriza el abordaje de los diversos art√≠culos de esta secci√≥n de la enciclopedia. Los diferentes art√≠culos est√°n vinculados entre s√≠ por medio de las referencias situadas dentro de cada exposici√≥n. Se ofrece una¬† bibliograf√≠a criteriosa y accesible al final de cada uno de ellos como un instrumento √ļtil de consulta y estudio accesible.

Por √ļltimo, es preciso advertir al lector que no encontrar√° ni una teolog√≠a moral completa, ni muchos menos, respuestas completas para todos los problemas √©ticos actuales. La enciclopedia no pretende sustituir el trabajo de los profesores de teolog√≠a. Uno de los principales objetivos consiste en situar la √©tica teol√≥gica en el horizonte m√°s vasto del evento Cristo (√©tica de Jes√ļs). Por tratarse de una realidad subyacente a toda teolog√≠a, es la comprensi√≥n del ethos de Jes√ļs lo que se debe tener en cuenta. La √©tica teol√≥gica se presenta como un intento de conjugar al humanum marcado, no por un Cristo parado en el espacio y tiempo, sino por un Cristo que camina con los suyos. El ethos cristiano va emergiendo desde la experiencia acumulada por los cristianos a lo largo de la historia, en la cual ellos se espejan siempre de nuevo en Jes√ļs Cristo: ¬Ņc√≥mo Jes√ļs se posicion√≥ en las diferentes situaciones? En una realidad en constante cambio, ¬Ņc√≥mo articular lo que permanece y lo que evoluciona? El cristiano tiene un modo de comprender y de actuar que atraviesa los diferentes ethos, pero sin perder su especificidad: Cristo, como una norma primera, es el fundamento de toda √©tica teol√≥gica.

√Člio Gasda, SJ, FAJE. Brasil. Texto original en portugu√©s.