Liturgia y Catequesis

脥ndice

Introducci贸n

1 Liturgia y catequesis en los primeros siglos del cristianismo

2 Liturgia y catequesis en documentos recientes de la Iglesia

3 Interacci贸n liturgia y catequesis: principales desaf铆os

4 Mistagog铆a: camino de interacci贸n liturgia-catequesis

Conclusi贸n

Referencias

Introducci贸n

El misterio pascual es el coraz贸n del cristianismo. La explicaci贸n de su grandeza y relevancia en nuestra vida es la gran tarea de la liturgia y tambi茅n de la catequesis. Ambas dimensiones de la vida de la Iglesia, por caminos diferentes y esencialmente complementarios, ayudan a los cristianos a madurar su fe y a traducirla concretamente frente a los desaf铆os cotidianos.

La catequesis sin liturgia se vac铆a de la dimensi贸n mistag贸gica y se reduce a un conjunto de ense帽anzas te贸ricas sobre Dios, sobre la Iglesia y sobre la vida cristiana, bien articuladas en su forma, pero poco capaces de dar un sentido m谩s profundo a la vida del catequista. Por otro lado, la liturgia sin catequesis carece de esa comprensi贸n necesaria para la acogida y la experiencia ritual, que facilita la inmersi贸n en el misterio celebrado y toca el coraz贸n del fiel celebrante. Bien articuladas, sin embargo, en constante interacci贸n, la liturgia y la catequesis llevan al cristiano a celebrar los ritos cristianos con conciencia y piedad, como preconizaba la Sacrosanctum Concilium (SC, n. 14.19), as铆 como a considerar los contenidos en los que cree siempre orientados hacia la celebraci贸n de la fe, de la que la liturgia es la epifan铆a.

Teniendo como referencia esta interacci贸n entre liturgia y catequesis, este texto, despu茅s de un breve recorrido por c贸mo se produjo esta relaci贸n en los primeros siglos del cristianismo, presenta a continuaci贸n las perspectivas que abren los documentos recientes de la Iglesia sobre esta interacci贸n, indicando, en un tercer momento, los principales desaf铆os enfrentados y se帽alando el camino de la mistagog铆a como el que mejor puede articular estas dos dimensiones constitutivas de la vida y acci贸n evangelizadora de la Iglesia.

1 Liturgia y catequesis en los primeros siglos del cristianismo

Los primeros siglos del cristianismo dan testimonio de la riqueza de la interacci贸n entre liturgia y catequesis, bien atestiguada en el antiguo principio lex orandi lex credendi, que expresa claramente cu谩nto liturgia y catequesis se interpenetran y concurren para formar el coraz贸n y la conciencia del cristiano en la perspectiva de una fe bien vivida. Desde un principio, alrededor de la mesa eucar铆stica y de la Palabra, los seguidores de Jes煤s fueron consolidando su identidad cristiana y fortaleci茅ndose para el testimonio de la fe, como nos dice el libro de los Hechos de los Ap贸stoles:

Perseveraban en la doctrina de los ap贸stoles, en la reuni贸n com煤n, en la fracci贸n del pan y en las oraciones […]. Unidos de coraz贸n, asist铆an al templo todos los d铆as. Part铆an el pan por las casas y tomaban el alimento con alegr铆a y sencillez de coraz贸n, alabando a Dios y gozando de la simpat铆a de todo el pueblo. (Hch 2,42.44.46-47)

Tambi茅n se puede recordar la importancia de la catequesis asociada a la liturgia en el cristianismo primitivo, evocando aqu铆 las figuras de los llamados Santos Padres (siglos III-VII), cuya predicaci贸n, brotando casi siempre de contextos celebrativos, iluminaba el camino de los fieles cristianos. y los catec煤menos. Fueron grandes mistagogos, que llevaron a las personas a experimentar el misterio de Dios, de su gracia que salva, por un camino mediado por la espiritualidad, por la contemplaci贸n de los signos sagrados, siempre iluminados por la Palabra de Dios. De este modo, celebrando la fe en el Resucitado, la Palabra se profundizaba y transmit铆a continuamente.

Sin embargo, los cambios hist贸ricos tuvieron un fuerte impacto en el cristianismo a partir del siglo IV y, con el advenimiento de la llamada cristiandad, la liturgia y la catequesis se fueron distanciando entre s铆. La liturgia se transform贸 en ritualismo, con excesiva preocupaci贸n por sus aspectos externos y con un enfoque sacramentalista. En cuanto a los contenidos de la fe cristiana, estos se diluyeron en los elementos que compon铆an el cristianismo, en las definiciones dogm谩ticas de los grandes concilios y, a partir del siglo X, en las obras que ten铆an por objeto sistematizar la teolog铆a y los catecismos. Desde entonces, no solo se han notado puntos de distancia entre estas dos dimensiones fundamentales de la vida de la Iglesia, sino tambi茅n conflictos significativos (PAIVA, 2020, p. 42).

Fue el Concilio Vaticano II, con sus movimientos preparatorios, el que arroj贸 nueva luz sobre la vida de la Iglesia en general y sobre la liturgia en particular. Aunque los Padres conciliares no produjeron ning煤n documento espec铆fico sobre la catequesis, su inspiraci贸n y nuevos paradigmas pastorales tuvieron y siguen teniendo efectos renovadores tambi茅n en este 谩mbito de la educaci贸n en la fe. Muchos textos preciosos han sido producidos por el Magisterio, desde el de los papas y dicasterios romanos hasta los documentos de las conferencias episcopales, todos ellos apuntando a la urgencia de rescatar la preciosa interacci贸n entre liturgia y catequesis, como indica, por ejemplo, por el Directorio para la Catequesis (DPC), 2020:

La liturgia es una de las fuentes esenciales e indispensables de la catequesis y de la Iglesia, no s贸lo porque de la liturgia la catequesis puede extraer contenidos, lenguajes, gestos y palabras de fe, sino sobre todo porque se pertenecen rec铆procamente en el acto mismo de creer. (DPC, n. 95)

2 Liturgia y catequesis en documentos eclesiales recientes

Algunos documentos del Concilio Vaticano II, aun con esbozos, ofrecen importantes aportes para pensar la relaci贸n rec铆proca entre liturgia y catequesis. El decreto Christus Dominus, sobre la acci贸n pastoral de los obispos, al pedir a los pastores que se preocupen por la catequesis, insiste en afirmar que la liturgia es una de sus fuentes esenciales:

preoc煤pense de la instrucci贸n catequ茅tica, que tiene por objeto hacer viva, expl铆cita y activa la fe ilustrada por la doctrina, para ser administrada con diligente cuidado, ya sea a los ni帽os y adolescentes, a los j贸venes e incluso a los adultos [鈥 Esta instrucci贸n se basa en la Sagrada Escritura, en la tradici贸n, en la liturgia, en el magisterio y en la vida de la Iglesia. (CD n. 14)

La declaraci贸n sobre la educaci贸n cristiana, titulada Gravissimum Educationis, al definir los objetivos de la catequesis, afirma que 茅sta 鈥渋lumina y fortalece la fe, alimenta la vida seg煤n el esp铆ritu de Cristo, conduce a una participaci贸n consciente y activa en el misterio lit煤rgico y despierta a la actividad apost贸lica鈥 (GE n. 4).

En los campos de la liturgia y la catequesis, espec铆ficamente, el Concilio Vaticano II desencaden贸 un fruct铆fero y continuo proceso de cambio. S铆nodos, seminarios, directorios lit煤rgicos y catequ铆sticos, encuentros de formaci贸n de agentes, mucho material producido, todo ello cre贸 un clima propicio para la necesaria renovaci贸n. Cabe destacar la VI Semana Internacional de la Catequesis (1968), realizada en Medell铆n, la publicaci贸n del Directorio General de Catequesis en Roma (1971), la publicaci贸n del documento Evangelii Nuntiandi (1976), del Papa Pablo VI, sobre la evangelizaci贸n, y la exhortaci贸n apost贸lica Catechesi Tradendae en 1979 por el Papa Juan Pablo II.

En este 煤ltimo documento, el Papa subraya el v铆nculo necesario e intr铆nseco entre catequesis y liturgia, afirmando claramente:

La catequesis est谩 intr铆nsecamente unida a toda acci贸n lit煤rgica y sacramental, porque es en los sacramentos, y sobre todo en la Eucarist铆a, donde Cristo Jes煤s act煤a en plenitud para la transformaci贸n de los hombres. [鈥 La catequesis conduce necesariamente a los sacramentos de la fe. Por otra parte, una pr谩ctica aut茅ntica de los sacramentos tiene necesariamente un aspecto catequ茅tico. En otras palabras, la vida sacramental se empobrece y muy pronto se convierte en un ritualismo hueco si no se fundamenta en un conocimiento serio de lo que significan los sacramentos. Y la catequesis se vuelve intelectual si no se vivifica de una pr谩ctica sacramental. (CT n. 23)

En Brasil, el gran hito en la dimensi贸n catequ茅tica fue el documento 26 de la Conferencia Nacional de Obispos, Catequese Renovada: orientaciones y contenidos. Su impacto cambi贸 el camino de la catequesis, adem谩s de tocar profundamente otras dimensiones de la vida pastoral de la Iglesia. El propio nombre ya anunciaba su intenci贸n: renovar la pr谩ctica catequ茅tica, desde dentro, ofreciendo principios, orientaciones y contenidos que sustentaran este proceso de cambio.

Dos n煤meros de este documento, en particular, reflejan la importante interacci贸n entre liturgia y catequesis. En el n煤mero 89 podemos leer:

No s贸lo por la riqueza de su contenido b铆blico, sino por su naturaleza de s铆ntesis y cumbre de toda la vida cristiana, la liturgia es fuente inagotable de catequesis. Contiene la acci贸n santificadora de Dios y la expresi贸n orante de la fe de la comunidad. Las celebraciones lit煤rgicas, con la riqueza de sus palabras y acciones, mensajes y signos, pueden considerarse una 鈥渃atequesis en acci贸n鈥. Pero, a su vez, para ser bien entendidas y participadas, las celebraciones lit煤rgicas o sacramentales requieren una catequesis de preparaci贸n o iniciaci贸n. (CNBB, 1983, n. 89)

Y el siguiente n煤mero a帽ade:

La liturgia, con su peculiar organizaci贸n del tiempo (domingos, per铆odos lit煤rgicos como Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua, etc.) puede y debe ser una ocasi贸n privilegiada para la catequesis, abriendo nuevas perspectivas para el crecimiento de la fe, a trav茅s de la oraci贸n, reflexi贸n, imitaci贸n de los santos, y no s贸lo un descubrimiento intelectual, sino tambi茅n sensible y est茅tico, de los valores y expresiones de la vida cristiana. (CNBB, 1983, n. 90)

En 1997, la Sagrada Congregaci贸n para el Clero public贸 el Directorio General para la Catequesis (DGC), mostrando una sensibilidad significativa al tema de la interacci贸n entre la liturgia y el catecismo, enfatizando la necesidad de una catequesis lit煤rgica como una forma de iniciar a los catequizandos en la vida celebrativa. En 茅l podemos leer:

La catequesis lit煤rgica, que prepara para los sacramentos y fomenta una comprensi贸n y experiencia m谩s profunda de la liturgia. Explica el contenido de las oraciones, el significado de los gestos y signos, educa a la participaci贸n activa, a la contemplaci贸n y al silencio. Debe considerarse como 鈥渦na forma eminente de catequesis鈥 (DGC, n. 71).

El Documento 84 de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, Directorio Nacional de Catequesis (DNC), dedic贸 varios n煤meros al tema de la liturgia y el catecismo, reafirmando siempre la dependencia mutua de estas dos dimensiones de la acci贸n pastoral de la Iglesia. Considera, en primer lugar, la liturgia como fuente de catequesis, y cita el anuncio de la Palabra, la homil铆a, las oraciones, los ritos sacramentales, la vivencia del a帽o lit煤rgico y las fiestas como momentos de educaci贸n y crecimiento en la fe. Sin dudarlo, afirma que 鈥渓os aut茅nticos itinerarios catequ铆sticos son aquellos que incluyen en su proceso el momento celebratorio como componente esencial de la experiencia religiosa cristiana鈥 (DNC, n. 118).

Poco despu茅s, el mismo Directorio subraya la urgencia de una catequesis lit煤rgica, diciendo que 鈥渆s tarea fundamental de la catequesis iniciar eficazmente a los catec煤menos y a los catequizandos en los signos lit煤rgicos y, a trav茅s de ellos, introducirlos en el misterio pascual鈥 (DNC, n. 120). As铆, se帽ala como misi贸n de la catequesis preparar al cristiano para la iniciaci贸n sacramental y ayudarlo a vivir como buen cristiano a trav茅s de la oraci贸n, los gestos y signos, el silencio, la contemplaci贸n, la presencia de Mar铆a y de los santos, la escucha de la Palabra, etc. (DNC, n. 120).

Cabe mencionar aqu铆 la Exhortaci贸n Apost贸lica Evangelii Gaudium (EG) del Papa Francisco. Al reflexionar sobre la necesidad de una catequesis kerigm谩tica y mistag贸gica, propone valorar los s铆mbolos lit煤rgicos de la iniciaci贸n cristiana y una catequesis centrada en la Palabra, pero que no descuide 鈥渦n marco adecuado y una motivaci贸n atrayente, el uso de s铆mbolos elocuentes鈥 (EG, n. 166), reafirmando la tradicional via pulchritudinis, el camino de la belleza que hace resplandecer en el coraz贸n del hombre la verdad y la bondad del resucitado (DGC, n. 167).

M谩s recientemente, el documento 107 de la CNBB, Iniciaci贸n a la vida cristiana: itinerario para formar disc铆pulos misioneros (IVC), en un contexto m谩s catecumenal, insisti贸 en esta interacci贸n entre catequesis y liturgia, afirmando que 鈥渓os procesos de Iniciaci贸n se basan en la Sagrada Escritura y en la liturgia, educan a la escucha de la Palabra y a la oraci贸n personal, a trav茅s de la lectura orante, mostrando una estrecha relaci贸n entre Biblia, catequesis y liturgia鈥 (IVC, n. 66). Y prosigue: 鈥淭al rescate del esp铆ritu catecumenal implica el compromiso de reavivar la asociaci贸n y la uni贸n entre liturgia y catequesis que, a lo largo de los siglos, se vieron comprometidas鈥 (IVC, n. 74).

El Directorio para la Catequesis (DC), del Pontificio Consejo para la Promoci贸n de la Nueva Evangelizaci贸n, publicado en 2020, al tratar de las fuentes de la catequesis, dedica preciosos n煤meros a la liturgia (DC, n. 95-98), adem谩s de otras importantes declaraciones, a lo largo del texto: la necesaria interacci贸n de la liturgia con la catequesis; la liturgia como lugar privilegiado para la catequesis del Pueblo de Dios, conservando el car谩cter celebrativo de la liturgia; la urgencia de un itinerario mistag贸gico en la catequesis, que lleve a la interpretaci贸n de los ritos a la luz de los acontecimientos salv铆ficos, que introduzca el sentido de los signos lit煤rgicos y presente el sentido de los ritos para la vida cristiana en todas sus dimensiones; la importancia de la participaci贸n de los catequizandos en la liturgia dominical y en las fiestas del a帽o lit煤rgico.

3 Interacci贸n liturgia y catequesis: principales desaf铆os

La fecunda interacci贸n de la liturgia con la catequesis est谩 garantizada en los documentos de la Iglesia y profundamente arraigada en su tradici贸n. En la vida cotidiana, en la mayor铆a de las comunidades eclesiales, sin embargo, todav铆a queda mucho por hacer. 鈥淓n la situaci贸n actual no faltan aspectos problem谩ticos y puntos de fricci贸n, ya sea en el contexto de la reflexi贸n catequ茅tica y lit煤rgica, ya sea en el campo de la pr谩ctica pastoral鈥 (ALBERICH, 2004, p. 305).

Uno de los grandes desaf铆os se refiere a una praxis catequ茅tica que en realidad no inicia a la liturgia. A pesar de la buena voluntad de los catequistas y de algunos pasos ya dados en esta direcci贸n, la formaci贸n lit煤rgica en el 谩mbito de la catequesis es a煤n incipiente y se limita al concepto de 鈥渃elebrar鈥 con los catequizandos. Mucho se habla de la importancia de la liturgia, pero poco se celebra. Y no es posible iniciar a alguien en la ritualidad s贸lo con discursos. Y cuando se celebra, es evidente la dificultad del catequista para articular la fe, la vida, la Palabra de Dios, los s铆mbolos, los gestos, en fin, aquellos elementos que componen el rito cristiano. Esta dificultad ha sido se帽alada desde hace tiempo por el Directorio General de Catequesis, cuando llam贸 la atenci贸n:

A menudo […] la pr谩ctica catequ茅tica presenta una conexi贸n d茅bil y fragmentada con la liturgia: escasa atenci贸n a los signos y ritos lit煤rgicos, poca apreciaci贸n de las fuentes lit煤rgicas, guiones catequ茅ticos con poca o ninguna relaci贸n con el a帽o lit煤rgico, presencia secundaria de celebraciones en los itinerarios de catequesis. (DGC, n. 30)

Alberich opina que las dimensiones antropol贸gica y vivencial, aquellas que se ocupan de las cuestiones del hombre y de sus experiencias de vida, de caridad y de servicio, obviamente importantes en la catequesis, terminaron eclipsando la centralidad de la experiencia lit煤rgica en el crecimiento de la fe (ALBERICH, 2004, p. 306). As铆, podemos hablar de una catequesis desenfocada de la experiencia lit煤rgica o que la tiene s贸lo como un ap茅ndice de sus procesos.

Otro desaf铆o no menos preocupante es la instrumentalizaci贸n de la liturgia con una finalidad did谩ctica y pedag贸gica para satisfacer la necesidad de explicar los ritos a ni帽os y j贸venes. Estas pr谩cticas desconocen la naturaleza de la liturgia, esencialmente celebrativa y mistag贸gica, imponiendo un lenguaje y una metodolog铆a ajena a su propia esencia, transformando la celebraci贸n en una 鈥渃lase鈥 m谩s animada sobre la misa, por ejemplo. Adem谩s de no iniciar realmente a la din谩mica celebrativa de la fe, al no respetarse la estructura mistag贸gica y psicol贸gica del rito, provoca resistencias y cierta molestia a las asambleas y no permite que se encanten por la dimensi贸n contemplativa y orante de la fe.

Las deficiencias en la forma de celebrar, tanto por parte de las asambleas como por parte de muchos de sus ministros, incluidos los ordenados, constituyen tambi茅n otro importante desaf铆o para consolidar esta important铆sima relaci贸n entre liturgia y catequesis. No podemos ignorar que la liturgia es el principal transmisor de la fe de la Iglesia, una verdadera catequesis en acci贸n. Por tanto, el hecho de participar en una celebraci贸n debe ser una forma privilegiada de recibir y acoger la fe transmitida por la profundidad y riqueza de los ritos constituidos bimilenariamente por la Iglesia. Impregnados por la Palabra, los ritos lit煤rgicos comunican, en s铆 mismos y en su experiencia concreta, la fe m谩s genuina de la Iglesia, centrada en el misterio pascual de Jesucristo. De este modo, la asamblea aprehende y comprende su fe a medida que hace acontecer el rito en su vida. La liturgia celebrada de manera relapsa, improvisada o confusa por el voluntarismo de sus ministros crea dificultades para que de ella se infiera una aut茅ntica educaci贸n en la fe cristiana.

Todav铆a se pueden enumerar otros desaf铆os, como una visi贸n sacramentalizadora de la catequesis, la t铆mida presencia del a帽o lit煤rgico en los procesos catequ茅ticos, el subjetivismo combinado con el desconocimiento de la teolog铆a lit煤rgica por parte de muchos laicos y ministros ordenados, la falta de preparaci贸n de los catequistas. intercambiar las dos dimensiones de la liturgia y la catequesis en su experiencia, pr谩ctica pastoral y testimonio de vida, etc.

4 Mistagog铆a: camino de interacci贸n liturgia-catequesis

Pensar en la interacci贸n entre liturgia y catequesis toca directamente el tema de la mistagog铆a, tan querido por la tradici贸n y la espiritualidad del cristianismo. De hecho, desde el juda铆smo, el m茅todo mistag贸gico ya se manifiesta como una forma privilegiada de educar la fe de las nuevas generaciones y reafirmar la fe de los ya iniciados. Uno de los mejores ejemplos de esto lo podemos encontrar en la celebraci贸n anual de la Pascua jud铆a. La prescripci贸n contenida en el libro del 脡xodo siempre reson贸 soberana para ellos:

Cuando entr茅is a la tierra que el Se帽or os dar谩, como ha prometido, guardar茅is este rito. Y suceder谩 que cuando vuestros hijos os pregunten: 芦驴Qu茅 significa este rito?禄, vosotros dir茅is: 芦Es un sacrificio de la Pascua al Se帽or, el cual pas贸 de largo las casas de los hijos de Israel en Egipto鈥. (Ex 12,25-27)

鈥溌縌u茅 significa este rito?鈥 era la pregunta reservada ritualmente a los m谩s j贸venes. Esto no es solo una formalidad ritual, sino esencial. En la respuesta a esta pregunta estaba el contenido que sustentaba y daba sentido al rito de la Pascua. Y al contestar, el mayor de la familia recordaba la obra liberadora de Dios en favor de su pueblo, garantizando la historicidad del rito, insert谩ndolo en una historia de salvaci贸n continuada en sus vidas. 鈥溌縌u茅 significa este rito?鈥 era la pregunta que hac铆an los catec煤menos y ne贸fitos del cristianismo primitivo, buscando comprender la fe que estaban abrazando. De la respuesta depend铆a la elocuencia del rito en sus vidas. Sin la respuesta, el rito quedar铆a mudo e inexpresivo (BOSELLI, 2014, p. 29). La respuesta ven铆a con la catequesis mistag贸gica de los Santos Padres que, a partir de la Palabra, un铆an el Antiguo y el Nuevo Testamento y ayudaban a los fieles a profundizar en el coraz贸n del misterio pascual. 鈥溌縌u茅 significa este rito?鈥 es la pregunta que hoy y siempre resonar谩 en la Iglesia por parte de cristianos y no cristianos, buscando alg煤n sentido en las acciones lit煤rgicas, es decir, buscando sacar de la ritualidad alguna catequesis que les ayude a desvelar o, al menos, acoger el misterio celebrado.

La constituci贸n Sacrosanctum Concilium se preocup贸 por rescatar la centralidad del misterio pascual en la acci贸n lit煤rgica y mostrar su impacto en toda la ritualidad de la Iglesia. Busc贸 liberar a la liturgia de su concepci贸n exteriorizada, vista s贸lo como una ceremonia, llamando la atenci贸n sobre su esencia. La defini贸 como el culto perfecto que Cristo total, cabeza y miembros, rinde al Padre, en el Esp铆ritu Santo, a trav茅s de ritos y oraciones. Ella es la cumbre y la fuente de la vida de la Iglesia (SC n. 7.10.48). Per ritus et preces: de este modo la Iglesia, pueblo de Dios, reconoce al crucificado resucitado y lo da a conocer a trav茅s de la mediaci贸n de signos sagrados, palabras, gestos, silencios, oraciones鈥, Y, al congregar sus asambleas para sus ritos ella transmite su fe en Cristo. Los acontecimientos salv铆ficos, presentes y actualizados en cada celebraci贸n, fundamentan y legitiman los ritos, liber谩ndolos de la magia y de la ilusi贸n (BOSELLI, 2014, p. 29). As铆, a trav茅s de los signos que tocan los sentidos, hechos puentes que van del coraz贸n de los cristianos al coraz贸n del mismo Dios, se llega al Sentido por excelencia, al mismo Se帽or resucitado. Pero, para cruzar bien estos puentes, corresponde a la Iglesia introducir a sus fieles en el universo lit煤rgico y en su rico lenguaje. Boselli, parafraseando a San Jer贸nimo, dec铆a 鈥淚gnoratio Scripturarum, ignoratio Christi est鈥, ousa dizer: 鈥ignoratio liturgiae, ignoratio Christi est鈥, isto 茅, n茫o conhecer a liturgia significa n茫o conhecer Cristo (BOSELLI, 2014, p. 32).

Una catequesis mistag贸gica es aquella que conduce a una mayor y m谩s profunda conciencia del misterio que, para nosotros, es 鈥淐risto, la esperanza de gloria鈥 (Col 1, 27). Se presenta como la 煤nica posibilidad de liberar al catequizado de una relaci贸n te贸rica con Dios, ayud谩ndolo a sumergirse en su gracia y a experimentarlo como su Se帽or y su vida. Seg煤n el documento 107 de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, es impensable un proceso de catequesis que desprecie el alt铆simo valor del elemento mistag贸gico, y eso involucra necesariamente a la liturgia, a la que ha correspondido, desde el comienzo del cristianismo, en pleno interacci贸n con la catequesis, la misi贸n de iniciar en la fe聽 (Doc. 107, n. 70).

El Directorio para la Catequesis ofrece algunos elementos esenciales para seguir un itinerario mistag贸gico en la catequesis que, a nuestro juicio, contribuir铆an mucho a una aproximaci贸n m谩s eficaz entre liturgia y catequesis: la interpretaci贸n de los ritos a la luz de los acontecimientos salv铆ficos, la relectura de los la vida de Jes煤s, del Antiguo Testamento; la introducci贸n al significado de los signos lit煤rgicos, educando la sensibilidad de los fieles al lenguaje de los signos y gestos que, unidos a la Palabra, constituyen el rito; y la presentaci贸n del significado de los ritos para la vida cristiana en todas sus dimensiones (DPC, n. 98).

Conclusi贸n

Recorrimos un camino r谩pido pero denso, tratando de mostrar, m谩s que la importancia, la urgencia de buscar alternativas para hacer interactuar las dimensiones lit煤rgica y catequ茅tica en nuestra pr谩ctica pastoral. Hemos visto c贸mo los documentos recientes de la Iglesia se帽alan el enriquecimiento mutuo de estas dos dimensiones cuando se logra esta interacci贸n, as铆 como los desaf铆os para que se produzca de manera efectiva. Terminamos considerando una catequesis m谩s mistag贸gica como posible respuesta eficaz, capaz de insertar al catequista en la experiencia del encuentro con Cristo y de profundizar su fe en la mediaci贸n de los signos y ritos sagrados, siempre iluminados por la Palabra de Dios.

Lo que est谩 en juego es la necesidad de reconstruir la unidad de la experiencia de fe, sin reducir ninguna de sus dimensiones, sino buscando concebirla en su globalidad. Esto requiere articular liturgia, catequesis y vida cristiana. Si estamos de acuerdo con la Iglesia cuando afirma que la sagrada liturgia constituye la 鈥渃umbre y fuente de la vida de la Iglesia鈥 (SC, n. 10), ella se constituye como un verdadero locus theologicus, teniendo siempre una funci贸n catequ茅tica para todo el pueblo de Dios, en la riqueza y eficacia de sus ritos. Para que toda esta fuerza se experimente con provecho, la catequesis requiere el cuidado proped茅utico de introducir a ni帽os, j贸venes y adultos en el universo lit煤rgico, menos por lo que dice y m谩s por lo que hace, recurriendo al rico patrimonio que la liturgia ofrece para hacer posible el acceso de los cristianos al misterio de la fe profesada y continuamente celebrada.

Vanildo de Paiva.聽Presb铆tero de la Arquidi贸cesis de Pouso Alegre, Minas Gerais (Brasil). Maestro en psicolog铆a y professor en la Faculdade Cat贸lica de Pouso Alegre. Texto original portugu茅s. Enviado: 30/07/2022; aprobado: 30/10/2022; Publicado: 30/12/2022

Referencias

ALBERICH, E. Catequese evangelizadora. Manual de catequ茅tica fundamental. S茫o Paulo: Salesiana, 2004.

BOSELLI, G. O sentido espiritual da liturgia. v. 1. Bras铆lia: CNBB, 2014. Cole莽茫o vida e liturgia da Igreja.

CNBB.聽 Inicia莽茫o 脿 vida crist茫: itiner谩rio para formar disc铆pulos mission谩rios. Documento 107. Bras铆lia: Edi莽玫es CNBB, 2017.

CNBB. Catequese renovada. Orienta莽茫o e conte煤do. Documento 26. 29.ed. S茫o Paulo: Paulinas, 2000.

CNBB. Diret贸rio Nacional de Catequese. Documento 84. 2.ed. S茫o Paulo: Paulinas, 2006.

FRANCISCO. Exorta莽茫o Apost贸lica Evangelii Gaudium. S茫o Paulo: Loyola; Paulus, 2013.

JO脙O PAULO II. Exorta莽茫o Apost贸lica Catechesi Tradentae. 15.ed. S茫o Paulo: Paulinas, 1982.

PAIVA, V. Catequese e liturgia: duas faces do mesmo Mist茅rio. Reflex玫es e sugest玫es para a intera莽茫o entre catequese e liturgia. S茫o Paulo: Paulus, 2020.

PAULO VI. Exorta莽茫o Apost贸lica Evangelii Nuntiandi. S茫o Paulo: Loyola, 1976.

PONTIF脥CIO CONSELHO PARA A PROMO脟脙O DA NOVA EVANGELIZA脟脙O. Diret贸rio para a Catequese. S茫o Paulo: Paulus, 2020.

SAGRADA CONGREGA脟脙O PARA O CLERO. Diret贸rio Geral para a Catequese. S茫o Paulo: Loyola; Paulinas, 1998.

VATICANO II. Constitui莽茫o Sacrosanctum Concilium. In: VIER, F. (org.). Comp锚ndio do Vaticano II. 19.ed. Petr贸polis: Vozes, 1987.

VATICANO II. Decreto Christus Dominus. In: VIER, F. (org.). Comp锚ndio do Vaticano II. 19.ed. Petr贸polis: Vozes, 1987.

VATICANO II. Declara莽茫o Gravissimum Educationis. In: VIER, F. (org.). Comp锚ndio do Vaticano II. 19.ed. Petr贸polis: Vozes, 1987.