Nuevo Testamento

脥ndice

1 “Nuevo Testamento”

2 Contexto socio-hist贸rico y cultural

3 Documentaci贸n

4 Autor铆a

5 Evangelios y Hechos de los Ap贸stoles

6 Cartas paulinas (“Corpus paulinum”)

7 Cartas cat贸licas o generales

8 El Apocalipsis

9 Canon del Nuevo Testamento y “ap贸crifos”

9.1 El Nuevo Testamento can贸nico

9.2 Textos extra-can贸nicos o ap贸crifos del Nuevo Testamento

10 Importancia y actualidad del Nuevo Testamento

10.1 El or铆gen del hecho cristiano

1.2 La persona y el mensaje de Jes煤s de Nazaret

11 Referencias Bibliogr谩ficas

1 鈥淓l Nuevo Testamento鈥[1]

El Nuevo Testamento (NT) es la parte de la Biblia cristiana que conserva por escrito el testimonio sobre Jes煤s de Nazaret, testimonio que proviene de los ap贸stoles de Jes煤s, que la Iglesia guiada por el Esp铆ritu retuvo como referencia y expresi贸n fundamental de la revelaci贸n de Dios en Jes煤s de Nazaret. Son los documentos que testimonian el momento fundador del 鈥渉echo cristiano鈥.

El nombre del 鈥淣uevo Testamento鈥 (Pacto, Alianza) remonta al concepto hebreo ber卯t (鈥渁lianza, pacto atestado鈥), y apunta a la interpretaci贸n de la acci贸n de Jes煤s de Nazaret 鈥 especialmente el sacrificio de su vida 鈥 como cumplimiento de la profec铆a de la 鈥渘ueva alianza鈥 seg煤n Jr 31,31-33 y textos an谩logos del Antiguo Testamento (AT). En el NT, la expresi贸n sucede en relaci贸n a la 煤ltima cena de Jes煤s en Lc 22,20 (Mt 26,28; Mc 14,24) y 1Cor 11,25; y tambi茅n en 聽2Cor 3,6; Hb 8,8; 9,15; 12,24.

El NT puede ser considerado un 鈥渞eposicionamiento鈥 del marco referencial de la tradici贸n escrita de Israel (el AT), del 脡xodo de Egipto, evento fundador de la conciencia israelita, de la actividad de Jes煤s Cristo, evento fundador del cristianismo. En este reposicionamiento, las Escrituras de Israel no pierden su validez, aunque fueron le铆das en la perspectiva del nuevo evento fundador.

El AT es 鈥渁ntiguo鈥 en el sentido de primordial (algunos lo llaman 鈥減rimer Testamento). Sin 茅l, el NT ser铆a impensable. Es por esto que la Iglesia incluye en sus Escrituras a las de Israel[2]. Jes煤s hablaba del lenguaje religioso de su pueblo, por lo tanto, del AT. Rezaba los Salmos, libro de oraci贸n y alabanza del AT. Discut铆a con los escribas sobre c贸mo interpretar la Tor谩: en nombre de la justicia y del amor relativizaba las prescripciones ritual铆sticas 聽(ex.: Mc 2,21鈥3,6; 7,1-23) 聽y radicalizaba las exigencias 茅ticas, acentuando su base en el interior del coraz贸n y su car谩cter universal, sin discriminaci贸n (ex.: Mt 5,17-48).

Para la conservaci贸n del AT en la Biblia fue fundamental el hecho de que all铆 se encuentran las 鈥減rofes铆as鈥, hechos o figuras del AT que pueden ser interpretadas como prefiguraciones de Jes煤s, cuya obra entonces aparece como la plenitud de las Escrituras[3]. Por eso, el cristiano busca leer, en el AT, aquello que 鈥渉ace surgir a Jes煤s鈥[4]. Pero, para encontrar eso, es preciso conocer bien el AT (鈥渓as cosas nuevas y antiguas, Mt 13,52) y transformarse en 鈥渏ud铆o con los jud铆os鈥 (1Cor 9,20), 聽especialmente con el jud铆o Jes煤s de Nazaret.

El NT es el m谩s antiguo testimonio de la cristalizaci贸n de la fe en Jes煤s como Cristo (Mes铆as), Hijo de Dios y Salvador del mundo. No contiene una teolog铆a sistem谩tica como la que fue desarrollada en los siglos posteriores, sobre todo, a partir de los grandes concilios ecum茅nicos de los siglos 4to e 5to. Es, antes que nada, una colecci贸n de testimonios extremamente diversificados seg煤n los ambientes y las personalidades que los produjeron.

2 Contexto socio-hist贸rico y cultural

El tiempo al que se refiere el NT comprende menos de un siglo: desde el nacimiento de Jes煤s hasta el fin del siglo I. Pero es un tiempo de grandes cambios. Palestina, como era llamada la tierra de Jes煤s desde Alejandro Magno (330 a.C.), despu茅s de la relativa autonom铆a bajo el dominio de los asmoneos (164-63 a.C.), que hab铆a sido incorporada al Imperio Romano, que nombr贸 como autoridad local, primero a Ant铆pater, y despu茅s al 鈥渞ey鈥 Herodes Magno. 脡ste fue sucedido en el siglo 4 a.C. por sus hijos, los 鈥渢etrarcas鈥, Herodes Felipe (Gol谩n), Arquelao (Judea e Samaria) y Herodes Antipas (Galilea y Perea). En el siglo 6 d.C., Arquelao fue substitu铆do por un gobernador romano. Durante la vida p煤blica de Jes煤s, alrededor del siglo 30 d.C., Galilea era gobernada por el 鈥渞ey鈥 Herodes Antipas y Judea por el gobernador romano Poncio Pilatos. M谩s tarde aparecer谩n como autoridades locales los 鈥渞eyes鈥 Agrupa I y II, tambi茅n del clan de Herodes.

El espacio del NT es en primer lugar la tierra de Jes煤s, Palestina (Judea, Samaria, Galilea). Despu茅s de Jes煤s, el escenario se trasladar谩 a las regiones en la cuenca oriental del mar Mediterr谩neo, como se puede ver en los Actos de los Ap贸stoles.

El escenario socio-pol铆tico est谩 determinado por el Imperio Romano, omnipresente a trav茅s de su administraci贸n y su ej茅rcito. La pol铆tica se hac铆a en base al clientelismo y el favoritismo: los herodianos en Palestina eran 鈥渃lientes鈥 del Emperador (el 鈥淐茅sar鈥) de Roma, el 煤nico que pod铆a usar el t铆tulo de rey (los herodianos ten铆an este t铆tulo por concesi贸n, 茅sta fue la causa por la cual los romanos ejecutaron a Jes煤s al ser acusado de haber sido proclamado rey). Las autoridades locales deb铆an recoger los pesados impuestos que el Imperio exig铆a. Cierto poder en la vida cotidiana y en la comunidad religiosa (que tambi茅n era pol铆tica) era atribu铆do a las autoridades de la comunidad judaica, los sumos sacerdotes y el Sanedr铆n. La econom铆a, tradicionalmente rural, ser谩 cada vez m谩s urbana y mercantil, mientras que los peque帽os propietarios muchas veces no consegu铆an entregar los elevados impuestos y se volv铆an arrendatarios o, inclusive, esclavos rurales. Es importante conocer la situaci贸n urbana en la 鈥渄i谩spora鈥 fuera de Palestina en la 茅poca posterior a Jes煤s, donde los jud铆os (y por lo tanto los primeros cristianos) viv铆an en guetos sin derecho a la ciudadan铆a (Pablo era una excepci贸n: At 16,37-38; 22,25-28). Contrariamente a las costumbres greco-romanas, los cristianos acog铆an a los esclavos en sus comunidades.

Con respecto a la cultura, se debe distinguir entre el ambiente jud铆o tradicional que reinaba en Jerusal茅n y en la Baja Galilea (Cafarna煤m), y la cultura helenizada 鈥済lobal鈥, presente en los pa铆ses vecinos y, tambi茅n, en gran parte de Palestina (Samaria, Dec谩polis e inclusive Jerusal茅n). En el ambiente judaico, el culto era celebrado en hebraico y la lengua cotidiana eran los dialectos arameo-hebraicos. En los ambientes helenizados (ej茅rcito, comercio) se hablaba griego (inclusive en ciertos ambientes dentro de Jerusal茅n; cf. Hch 6,9 聽– la sinagoga de los Libertos 鈥 y 21,37). 聽La lengua administrativa era el lat铆n (cf. Jo 19,20). 聽Para leer el NT es preciso tener conciencia del pluralismo cultural en las inmediaciones de Jes煤s (la mujer samaritana, la sirio-fenicia, Jes煤s en la Dec谩polis, el centuri贸n de Cafarna煤m etc.).

3 Documentaci贸n

No contamos con ning煤n documento (鈥渁ut贸grafo鈥) del NT (de la mano del propio autor). Los 鈥渢estigos textuales鈥 m谩s pr贸ximos de los originales son los documentos escritos en papiro (material usado hasta los siglos III-IV d.C.), con fragmentos de pr谩cticamente todas las partes del NT. Muchas veces se unen diversos escritos en un solo documento (los evangelios, las cartas paulinas o hasta todo el NT), atestando as铆 no solo la antig眉edad de las escrituras individuales, sino tambi茅n su integraci贸n a un canon de las Escrituras. Hay casos privilegiados, como el pap. 66 (Bodmer II), 聽cuya fecha es de alrededor del 200 d.C., que conserva varias partes del evangelio de Juan, el cual, seg煤n el consenso generalizado, habr铆a recibido su forma final poco antes del 100 a.C. Se trata de un testimonio extremamente valioso, a un siglo apenas de la escritura original, un caso rar铆simo en los escritos de la Antig眉edad.

Adem谩s de los m谩s de cien valiosos papiros, disponemos de los 鈥渃贸dices鈥, es decir, de vol煤menes encuadernados, escritos en pergamino, que se transformaron en la forma normal de transmitir el NT a partir del siglo IV d.C., tiempo de los grandes concilios. Los m谩s antiguos, llamados 鈥渦nciales鈥, fueron escritos solo con may煤sculas y pr谩cticamente sin signos de puntuaci贸n, lo que acarrea problemas de interpretaci贸n. Los manuscritos unciales m谩s famosos son el Codex Sinaiticus, encontrado en el monasterio de los monjes greco-ortodoxos del monte Sina铆, y el Codex Vaticanus que est谩 guardado en el Vaticano. Ambos provienen de una cuidadosa 鈥渞ecensi贸n鈥 (=restauraci贸n del texto) alejandrina (de los cristianos de Alejandr铆a de Egipto), considerada como altamente confiable[5]

M谩s tarde, el texto griego (en lengua original) continu贸 siendo copiado por la Iglesia greco-oriental, en letras cursivas min煤sculas y con puntuaci贸n, en la forma padronizada que se volvi贸 conocida tambi茅n en Occidente en el inicio de la Era Moderna, cuando se comenz贸 a imprimir la Biblia. Gan贸 el nombre de聽 textus receptus y aun hoy es adoptado como base en algunas de las traducciones de la Biblia, incluso ha tenido una divulgaci贸n mundial[6]. Pero las ediciones y traducciones m谩s cr铆ticas prefieren basarse en los documentos m谩s cercanos a los originales, sobre todo los papiros.

Adem谩s de estos testimonios en griego, los estudiosos recurren tambi茅n a las traducciones en diversas lenguas, principalmente en sir铆aco (pr贸ximo al arameo) y al lat铆n (脕frica del Norte, Italia, Galia). Estas traducciones remontan a veces a las formas del texto original anterior a los documentos griegos que hoy conocemos; por eso son importantes para la cr铆tica textual (la b煤squeda de la forma m谩s original del texto).

4 Autor铆a

Sobre los autores del NT tenemos poca seguridad. Los estudios cr铆ticos reconocen a Paulo como autor de sus 鈥渃artas aut茅nticas鈥澛 (cf. 搂 6), 聽y hay bastante unanimidad para reconocer a Lucas como autor del evangelio que lleva su nombre y de los Actos de los Ap贸stoles. En cuanto a los otros textos, no siempre la autor铆a tradicionalmente aceptada resiste los cuestionamientos hist贸ricos. Las cartas de Pablo muestran que 茅l utilizaba secretarios (en Cl 4,18, 茅l da a entender que la carta fue escrita por un secretario, mientras que fue 茅l quien acrecent贸 el saludo 鈥渄el propio pu帽o鈥). 脡ste tambi茅n fue el caso de los otros ap贸stoles. En algunos casos, probablemente los escritos fueron redactados por los disc铆pulos para conservar la predicaci贸n de un ap贸stol moribundo o ya fallecido. El ap贸stol o evangelista es primero 鈥渁utoridad鈥 antes que escritor en el sentido moderno de la palabra. Tambi茅n las fechas exactas en las que los textos fueron redactados contin煤a siendo objeto de investigaci贸n hist贸rica y no son conocidas de una manera definitiva.

La inspiraci贸n y la verdad salv铆fica de los textos no dependen de la identidad del escritor, sino de su valor como testimonio de los primordios de la fe. La inspiraci贸n no se sit煤a en el acto mec谩nico de escribir, sino en la fe que la comunidad recibe y transmite por acci贸n del Esp铆ritu Santo. Por eso, seg煤n la Iglesia cat贸lica, el principal Autor de las Escrituras es el propio Dios, que utiliza a los autores humanos para que redacten los textos seg煤n los procedimientos v谩lidos en toda la literatura (cf. Conc铆lio Vaticano II, Dei Verbum, 11).

5 Evangelios y Hechos de los Ap贸stoles

Aun cuando los primeros textos del NT sean las cartas paulinas (cf. 搂 6), el NT coloca primero los Evangelios y los Hechos de los Ap贸stoles porque ellos contienen relatos sobre Jes煤s, sus seguidores y las primeras comunidades, es decir, la tradici贸n de los or铆genes presupuestos por los textos restantes del NT.

Los evangelios presentan los relatos de la actividad de Jes煤s, su mensaje e impacto; alimenta la predicaci贸n que es conducida por sus seguidores. Todos ellos siguen el mismo esquema fundamental: la actividad de Juan Bautista, la pr茅dica inicial de Jes煤s y, a partir de cierto momento, la fricci贸n con los maestros y jefes jud铆os, culminando con el conflicto final, la muerte y la resurrecci贸n en Jerusal茅n.

Los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas son tan parecidos que se los puede comparar en tres columnas paralelas, haciendo una 鈥渟inopsis鈥. Es por eso que son llamados de 鈥渟in贸pticos鈥 y la comparaci贸n entre ellos se llama la 鈥渃uesti贸n sin贸ptica鈥. En la actualidad se acepta por lo general la siguiente hip贸tesis:

1) Mateo y Lucas adoptaron Marcos como un relato b谩sico (de all铆 surge el acuerdo Mt=Mc=Lc).

2) Mateo y Lucas insertaron en este relato una colecci贸n de palabras de Jes煤s, ausentes en Marcos, que los estudiosos llaman de 鈥淨鈥 (del alem谩n Quelle=鈥漟uente鈥), hoy perdida; es por eso que existe el acuerdo Mt=Lt (sin Mc). Pero este acuerdo es relativo, porque Mateo y Lucas ejecutaron esa operaci贸n de forma independiente, incluyendo las materias de Q en diferentes lugares del gui贸n de sus respectivos evangelios. Aun as铆, el observador atento descubre una relativa coincidencia en el orden de los trechos usados en Q usados por Mateo y Lucas.

Evidentemente, Mateo y Lucas tambi茅n integraron en sus escritos sus respectivas tradiciones particulares聽 (por ejemplo, los 鈥渆vangelios de la infancia de Jes煤s鈥, que son diferentes en Mateo y en Lucas y no provienen ni de Marcos ni de Q).

30-50 dC: el evangelio es transmitido en la predicaci贸n apost贸lica oral

51-52: primeras cartas de Pablo

50-60: colecci贸n escrita de las palavras de Jes煤s [Q]

65-70: evangelio de Marcos

70: destrucci贸n del templo de Jerusal茅n

80: Mateo y Lucas

Predicaci贸n apost贸lica/tradiciones diversas

鈥渢riple鈥 Marcos聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 “doble” [Q]

particular聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 particular

Mateo聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Lucas

聽El cuarto evangelio can贸nico, titulado 鈥渟eg煤n Juan鈥, sigue la estructura narrativa fundamental de los tres primeros, pero con numerosas diferencias en el modo de organizar el relato (un orden diferente, selecci贸n muy restricta de los gestos de Jes煤s) y en el estilo (di谩logos largos y discursos en el lugar de par谩bolas breves)

Los Hechos de los Ap贸stoles constituyen la continuaci贸n del Evangelio de Lucas (cf. Hch 1,1-2). Describen el anuncio universal de la salvaci贸n seg煤n el mandato de Jes煤s resucitado (At 1,8, cf. Lc 24,48) 鈥 lo que es considerado debidamenteencaminado cuando Pablo, misionero por excelencia, llega a Roma, centro del聽 mundo conocido hasta entonces (Hch 28,16-31).

6 Cartas paulinas (鈥淐orpus paulinum鈥)

Los primeros escritos del NT son las cartas del ap贸stol Pablo, escritas aproximadamente entre el 50 d.C. y la muerte de Pablo en el a帽o 64 (o 67). El orden can贸nico (como aparece en la Biblia el NT) no es necesariamente cronol贸gico. Algunos, inclusive, pueden haber sido publicados despu茅s de su muerte por los disc铆pulos (las deutero y tritopaulinas).

Orden can贸nico en la Biblia Probable orden cronol贸gico y autenticidad
Cartas largas: Rm, 1 e 2Cor, Gl;cartas del cautiverio: Ef, Fl, Cl;primeras cartas: 1 e 2 Ts;cartas pastorales: 1e 2Tm, Tt e Fm;

carta a los Hebreos (Hb).protopaulinas: 1Ts, 1 e 2Cor , Gl , Rm, Fl,聽 Fm, e talvez Cl;deuteropaulinas: Ef, 2Ts;tritopaulinas: las cartas pastorales 1 e 2 Tm, Tt;atribuidas a Pablo: Hb

1聽Tesalonicenses es sin duda la primera carta de Pablo, ba帽ada de esperanza en la espera de la llegada gloriosa de Cristo a la brevedad (鈥減arus铆a inminente鈥). 2聽Tesalonicenses est谩 fechada varios a帽os despu茅s y reinterpreta esa perspectiva.

Entre las cartas largas se acostumbra utilizar 1聽Corintios como puerta de entrada al pensamiento paulino, por su car谩cter bien concreto. Lo mismo se dice de la carta a los G谩latas, que opone un tono pol茅mico a la salvaci贸n por la gracia de Cristo (la justificaci贸n por la gracia) la confianza en las obras de la Ley judaica, que Pablo considera v谩lida para el pasado judaico, pero inadecuada para los no jud铆os que entran en la comunidad cristiana. La carta a los Romanos, a veces llamada 鈥渆l Evangelio de Pablo鈥, expone la misma idea de modo m谩s sistem谩tico y extenso. 2聽Corintios es una colecci贸n de diversas cartas posteriores, valiosas, sobre todo, por dejar entrever la personalidad de Pablo. Este acceso directo a la persona de Pablo se encuentra tambi茅n en la carta a los Filipenses y la nota a Filem贸n.

En la carta a los Colosenses aparece un lenguaje diferente, en di谩logo con el pensamiento helenista-gn贸stico. Por eso se cuestiona que sea del propio Pablo, pero nada excluye esta posibilidad. Efesios es una carta circular que ampl铆a Colosenses (la cual estaba destinada a diversas comunidades, como muestra Cl 4,16).

Con respecto a las cartas pastorales, que ya suponen una cierta organizaci贸n de las iglesias y son dirigidas no a las comunidades, sino a sus jefes, la 2da carta a Timoteo tiene m谩s chances de ser del propio Pablo, ya al final de su recorrido; 1 Timoteo y Tito (que repite 1Tm) parecen ser posteriores.

Debido al tema y al lenguaje, la carta a los Hebreos debe ser atribuida a otro autor, probablemente alguien que pertenezca a una comunidad paulina, lo que explica que ella fue conservada en el Corpus Paulinum.

7 Las Cartas cat贸licas o generales

La Carta de Tiago (Sant), las dos cartas con el nombre de Pedro (1-2Pd), las tres cartas de Juan (1-3Jn) y la Carta de Judas (Jd) son llamadas 鈥渃at贸licas鈥 o 鈥済enerales鈥 (significando el t茅rmino griego katholik贸s), a diferencia de las cartas de Pablo destinadas (normalmente) a una iglesia particular. Pero esta diferencia es relativa, pues tambi茅n algunas cartas paulinas son 鈥済enerales鈥 (Cl, Ef, cartas pastorales). Las cartas Cat贸licas, junto con la Carta a los Hebreos, nos muestran algo de la enorme diversidad teol贸gica existente en las primeras comunidades cristianas.

8 El Apocalipsis

El 煤ltimo libro del NT, conocido como el Apocalipsis o Libro de la Revelaci贸n trae el nombre de su autor: Juan (Ap 1,4.9), aunque no existe un acuerdo sobre qui茅n es ese Juan. Es un texto de g茅nero apocal铆ptico, o sea, de visiones de revelaci贸n. Encierra el Nuevo Testamento, no solo por su fecha tard铆a (ca. de 100 d.C.) sino, sobre todo, por su mensaje de esperanza y su grandiosa versi贸n final, la nueva Creaci贸n y la Jerusal茅n celeste (formando una 鈥渋nclusi贸n鈥 con el inicio de la Biblia, Gn 1–2).

9 El Canon del Nuevo Testamento y 鈥渁p贸crifos鈥

Reconociendo en los textos descriptos anteriormente los fundamentos de su fe, la Iglesia estableci贸 desde temprano el 鈥渃anon鈥, una lista de los textos que forman parte del NT. Ellos son referencia y norma de nuestra fe, pero no hay que tomarlos necesariamente 鈥渁l pie de la letra鈥. Como toda la Biblia, tambi茅n el NT debe ser entendido seg煤n el g茅nero y la finalidad de cada texto, dentro del esp铆ritu de la comunidad de fe, la cual, fiel a sus or铆genes, hace comulgar sus miembros en la comprensi贸n global y siempre actualizada de la Palabra de Dios.

9.1 El Nuevo Testamento can贸nico

La 鈥渃anonizaci贸n鈥 se dio por la recepci贸n de los textos en las comunidades (con el respaldo de sus pastores). El 鈥渃anon鈥 (=lista, regla) surgi贸 como reacci贸n contra la proliferaci贸n incontrolable de los textos, y tambi茅n contra la restricci贸n propuesta por el gn贸stico Marciano, quien aceptaba solo diez cartas paulinas (debidamente expurgadas) y el evangelio 鈥減aulino鈥 de Lucas, vedando las escrituras judaicas y todo lo que en el NT sonara judaico. Tuvo una gran influencia en la canonizaci贸n progresiva Irineo de Lyon, quien combati贸 a los gn贸sticos y sus textos, mostrando que el elitismo y la mente complicada de ellos se opon铆a diametralmente a la propuesta de Jes煤s.

Los primeros indicios de la recepci贸n por parte de la comunidad se encuentran todav铆a en la fase de la tradici贸n oral: la constituci贸n de las colecciones de las sentencias y los hechos de Jes煤s y, sobre todo, del relato de su pasi贸n, muerte y resurrecci贸n, a la que ya apuntaba el ap贸stol Paulo, alrededor del 52 d.C., en 1Cor 15,3-5 e 11,23-25. Cerca del a帽o 70, el evangelio de Marcos y la colecci贸n de sentencias de Jes煤s (Q) son utilizados por dos escritos posteriores, Mateo y Lucas. Aun exist铆an dudas en relaci贸n a muchas cosas que se escrib铆an respecto a Jes煤s, como muestran las observaciones cr铆ticas en Lc 1,1.

No solamente las tradiciones orales y las escritas sobre Jes煤s, sino tambi茅n los textos del ap贸stol Pablo gozaron de r谩pido reconocimiento, como lo muestra 2Pd 3,15-16, recomendando la lectura de las cartas de Pablo al lado de las 鈥渄em谩s Escrituras鈥 (= el AT). Las cartas de Pablo eran, de hecho, le铆das en las asambleas (1Ts 5,27) e intercambiadas (cf. Cl 4,16) o llevadas a otras iglesias (es el caso de Ef, derivada de Cl). Otras cartas eran escritas directamente para varias iglesias (las 鈥渃artas cat贸licas鈥, m谩s arriba 搂 6), recibiendo una r谩pida 鈥渃anonizaci贸n oficiosa鈥.

La constituci贸n del canon del NT no estuvo libre de problemas. En la Iglesia de Siria se adopt贸, a fines del siglo II, un evangelio que fund铆a los cuatro evangelios can贸nicos en uno solo, el Diatessaron (=鈥漜uatro en uno鈥) de Taciano. Este hecho muestra que los cuatro todav铆a no ten铆an el peso que recibieron posteriormente. Pero la Iglesia percibi贸 que reducir los cuatro evangelios a uno solo ser铆a una gran p茅rdida.

El primer elenco de los libros del NT que conocemos es el 鈥渃anon de Muratori鈥, texto del siglo II, descubierto por el investigador Muratori en 1740. Aun cuando falta la parte inicial, que con seguridad mencionaba a Mateo y Lucas, este documento comenta Lucas, Juan, Actos, las cartas de Pablo, las cartas cat贸licas y el Apocalipsis. Faltan Hebreos y 2聽Pedro. De Juan son mencionadas solamente dos cartas en lugar de tres.

Una distinci贸n clara entre los escritos can贸nicos y los ap贸crifos/extracan贸nicos aparece en la lista de Eusebio de Cesarea, en el inicio del siglo IV. Sin embargo, deja entrever la duda que existe alrededor del Apocalipsis, que en aquel momento todav铆a era rechazado por un buen n煤mero de te贸logos. Atan谩sio, a fines del siglo IV, consigui贸 romper la resistencia a este libro.

La canonizaci贸n del NT acompa帽贸 a la de toda la Biblia, en el Concilio regional de Hipona (脕frica del Norte) en 393, en el Concilio de Cartago (419), en el Concilio 鈥渋n Trullo鈥, en 692 y en el Concilio de Florencia, en 1441. Lutero mostraba reservas en relaci贸n a Hb, Tg, Jd e Ap, pero no lleg贸 a excluirlos. Aun cuando el canon exist铆a anteriormente de facto, la proclamaci贸n oficial del canon b铆blico por el magisterio cat贸lico solo ocurri贸 en el Concilio de Trento en 1546, juntando Mt, Mc, Lc, Jn, Hch, Rm, 1 y 2Cor, Gl, Ef, Fl, Cl, 1 y 2Ts, 1 y 2Tm, Tt, Fm, Hb, Sant, 1 y 2Pd, 1, 2 y 3Jn, Jd, Ap. 聽Las iglesias orientales y protestantes aceptan el mismo canon para el NT.

9.2 Los textos extracan贸nicos o ap贸crifos del NT

Existen unos cincuenta libros de los primeros siglos cristianos que se presentan como evangelios o escritos de los ap贸stoles, pero que no fueron admitidos dentro del canon. Son com煤nmente llamados de 鈥渁p贸crifos鈥. Las razones de su no aceptaci贸n pueden ser diversas. Algunos de esos libros surgieron mucho despu茅s del tiempo apost贸lico, pero otros son casi contempor谩neos al NT (hasta el siglo II-III d.C.): Proto-evangelio de Santiago, Evangelio de Pedro, Evangelio de Mar铆a, Evangelio de Tom谩s鈥 En este caso, no basta que lleven el nombre de alg煤n ap贸stol; la comunidad debe reconocer en los textos la experiencia de Dios en Jes煤s Cristo. Esto es ilustrado en el siguiente ejemplo. El Evangelio de Tom谩s, conservado en lengua egipcia antigua, puede ser casi contempor谩neo del 2Pd. Sin embargo, no posee el esp铆ritu leg铆timo del evangelio de Jes煤s, como aparece en esta comparaci贸n de la par谩bola del buen pastor en Mateo y en el Evangelio de Tom谩s (las cursivas son nuestras):

Mt 18,12-14 Ev. Tom茅, 107
驴Qu茅 os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarr铆a una de ellas. 驴No deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se hab铆a descarriado? Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija m谩s por aquella, que por las noventa y nueve que no se descarriaron. As铆, no es la voluntad de vuestro Padre que est谩 en los cielos, que se pierda uno solo de estos peque帽os. El reino es semejante a un pastor que tiene cien ovejas. Una de ellas, la mayor, se desgarro. 脡l dej贸 a las noventa y nueve y la busc贸 hasta encontrarla. Cansado, dijo a la oveja: 鈥淵o te amo m谩s que a las noventa y nueve鈥

El texto de Mateo (igual al de Lc 15,4-6) acent煤a la universalidad del amor de Dios, especialmente por los m谩s peque帽itos. Cualquier hijo pr贸digo, al ser reencontrado, completa la alegr铆a de Dios. Pero en el evangelio de Tom谩s, se trata de la oveja m谩s grande y m谩s bonita: es una lectura elitista de la par谩bola original de Jes煤s

Se observa, as铆, que algunos escritos extra-can贸nicos no fueron rechazados tan radicalmente. Aquellos que contaban historias populares y piadosas al respecto de Jes煤s, Mar铆a, los 谩ngeles, Ad谩n y Eva, etc. penetran en la catequesis popular y contin煤an influenci谩ndola hasta hoy 鈥 no sin problemas, pues muchas veces vehiculan el dualismo y el anti-juda铆smo, adem谩s de realzar cuestiones perif茅ricas, que tienen poco a ver con lo esencial de la fe. Existe el peligro de privilegiar todo lo que parece extra帽o y curioso, por encima de la verdadera fe cristiana.

10 La Importancia y la atualidad del Nuevo Testamento聽

10.1 El origen del hecho cristiano

El NT nos hace asistir al origen de la fe de los primeiros disc铆pulos y de las primeras comunidades cristianas en Jes煤s de Nazaret. Estos or铆genes est谩n inseparablemente vinculados a un determinado contexto cultural e hist贸rico, que para la tradici贸n cristiana forma parte de la 鈥渆ncarnaci贸n鈥, es decir, de la verdadera humanidad de Jes煤s no solo biol贸gicamente, sino que tambi茅n, hist贸rica, social y culturalmente. 隆El cristianismo no es, en primer lugar, un conjunto de simbolismos religiosos y/o de m谩xima sabidur铆a universal y supra-temporal, sino un evento situado en la historia y 鈥渃贸mplice鈥 de ella! Por eso, los escritos fundamentales del NT (y de la tradici贸n cristiana) son relatos de la actuaci贸n y la predicaci贸n de Jes煤s de Nazaret, cada uno a su modo. En realidad, narran la llegada al mundo de un nuevo paradigma que podemos llamar 鈥渉echo cristiano鈥. Una nueva forma mental y pr谩ctica de considerar el mundo y vivir y organizarse en 茅l, abiertos a una trascendencia en la que se ve en Jes煤s la revelaci贸n indicativa: 鈥淵o soy el camino鈥 (Jo 14,6).

10.2 La persona y el mensaje de Jes煤s de Nazaret

Seg煤n el NT, sobre todo en el segundo de los cuatro evangelios can贸nicos [7], la actuaci贸n de Jes煤s de Nazaret consisti贸 fundamentalmente en anunciar la llegada del Reino de Dios (Mc 1,14-15 parr.), es decir, de una nueva realidad, ya no m谩s dominada por los intereses religiosos y pol铆ticos vigentes, sino por el proyecto de amor de Dios para con todos los seres humanos (cf. Mt 5,45-48), realizando la esperanza de la paz y la fraternidad del tiempo final (=>escatolog铆a). En su expresi贸n concreta de palabras y gestos, este mensaje desenton贸, por un lado, con las estructuras establecidas, y tambi茅n, por otro lado, de ciertas expectativas mesi谩nicas inadecuadas que reinaban en el pueblo (cf. Mc 8,27-33). Por eso, Jes煤s tuvo que enfrentar una previsible oposici贸n, al punto de ser condenado por la propia lideranza del pueblo, en confabulaci贸n con la potencia imperial de Roma, que dominaba la tierra de Israel en aquellos d铆as. Despu茅s de su muerte, sin embargo, Jes煤s apareci贸, resucitado y vivo frente a sus seguidores, quienes organiz谩ndose en comunidades, se empe帽aron en guardar y llevar adelante su mensaje y su modo de vivir.

Las comunidades conservaron tambi茅n testimonios del modo en que asumieron el camino de Jes煤s de Nazaret. Este testimonio nos fue legado en forma de relato por Lucas, en el libro de los Actos (cf. la comunidad como 鈥渆l camino鈥, At 9,2; 19,5; 22,4; 24,14.22), pero tambi茅n en forma de instrucciones, en las cartas de Pablo y de los otros maestros de las comunidades, inclusive, en el Apocalipsis de Juan, que comienza con una evaluaci贸n cr铆tica de las siete iglesias de la regi贸n de 脡feso (Ap 1-3).

Este 鈥渃amino鈥 no se estanc贸 cuando las primeras comunidades dejaron de existir, y el pr贸prio hecho de que ellas hayan transmitido los testimonios de aquellos momentos iniciales prueba que el 鈥渃amino鈥, o el 鈥渉echo cristiano鈥, contin煤a hasta hoy. Sin embargo, 茅l pasa por cont铆nuas reconfiguraciones y, en funci贸n de esto, por cont铆nuas relecturas de los textos fundadores, enriquecidos no solo por la sucesi贸n temporal, sino tambi茅n por la pluralidad simult谩nea de diversas interpretaciones.

Este dinamismo hizo con que el NT no pudiera ser considerado como testimonio de un pasado muerto, sino que se presenta como la inspiraci贸n de un camino vivo y continuamente reinventado, sin perder su identidad, como el mar que es siempre diferente y siempre el mismo.

Es por eso que para el Cristiano creyente, el NT no es apenas un documento arqueol贸gico de los or铆genes de su tradici贸n religiosa, sino la referencia permanente y siempre nuevamente inspiradora de su existencia y praxis hist贸rica. Ser fiel significa: hacer suceder, siempre de nuevo y en nuevas constelaciones hist贸ricas, el 鈥渆vento Jes煤s鈥 del cual el NT da un testimonio 煤nico e insustituible.

Johan Konings, SJ. FAJE, Brasil. Texto original en portugu茅s.

11 Referencias Bibliogr谩ficas

BORNKAMM, Gunther.聽B铆blia Novo Testamento: introdu莽茫o aos seus escritos no quadro da hist贸ria do cristianismo primitivo. S茫o Paulo: Paulinas, 1981.

BROWN, Raymond E. Introdu莽茫o ao Novo Testamento. 2.ed. S茫o Paulo: Paulinas, 2012.

MAINVILLE, Odete (org). Escritos e ambiente do Novo Testamento: uma introdu莽茫o. Petr贸polis: Vozes, 2002.

GILBERT, Pierre.聽Como a B铆blia foi escrita: introdu莽茫o ao Antigo Testamento e ao Novo Testamento. S茫o Paulo: Paulinas, 1999.

KOESTER, Helmut.聽Introdu莽茫o ao Novo Testamento: historia, cultura e religi茫o do per铆odo helen铆stico. S茫o Paulo: Paulus, 2005. 2v.

KONINGS, Johan. A B铆blia, sua origem e sua leitura. 7.ed. Petr贸polis: Vozes, 2012.

K脺MMEL, Wener Georg.聽Introdu莽茫o ao Novo Testamento. S茫o Paulo: Paulinas, 1982.

LOHSE, Eduard.聽Introdu莽茫o ao Novo Testamento. 3.ed. S茫o Leopoldo: Sinodal, 1980.

SCHNELLE, Udo.聽Introdu莽茫o 脿 exegese do Novo Testamento. S茫o Paulo: Loyola, 2004.

STOTT, John.聽Homens com uma mensagem: uma introdu莽茫o ao Novo Testamento e seus escritores. Campinas: Crist茫 Unida, [1996].

VIELHAUER, Philipp. Hist贸ria da literatura crist茫 primitiva: introdu莽茫o ao Novo Testamento, aos ap贸crifos e aos pais apost贸licos. S茫o Paulo: Academia Crist茫, 2005. (Historia de la literatura cristiana primitiva: introducci贸n al Nuevo Testamento, los ap贸crifos y los padres apost贸licos. Salamanca: Sigueme, 1991.)

[1] Para las abreviaciones de los libros b铆blicos, =>Abreviaciones b铆blicas

[2] Contraria a la posici贸n del te贸logo hereje Marciano聽 (s茅c. II).

[3] Sobre el uso del AT en el Nuevo, puede leerse: DODD, C. H.Segundo as聽Escrituras: estructura fundamental del Nuevo Testamento. S茫o Paulo: Paulinas, 1979.

[4] Cf. Martinho Lutero: 鈥渨as Christum treibt鈥 (Tischreden, Weimarer Ausgabe 38, 364, 25-27).

[5] Adem谩s de Alejandr铆a hubo otros centros de recensi贸n del texto del NT, principalmente en Cesarea de Palestina y en Bizancio.

[6] Esto explica la diferencia entre las diversas ediciones, por ejemplo, de la traducci贸n de Jo茫o Ferreira de Almeida (siglo XVII, continuada en los siglos posteriores ): la 鈥渃orregida y fiel鈥 (ACF) y la 鈥渞evisada y corregida鈥 (ARC), que tiene como base el textus receptus, y la 鈥渞evista y actualizada鈥 (ARA), que adopta el 鈥渢exto cr铆tico鈥, actualizado tomando como base los recientes descubrimientos de los antiguos documentos. Todas ellas publicadas por la Sociedade B铆blica Brasileira.

[7] Sobre los evangelios ap贸crifos , =>Textos extracan贸nicos.